Cipo Social

18 septiembre, 2015

Dicen que la pasión nos lleva a hacer cosas que probablemente nunca haríamos, por más que la distancia diga no, la pasión no se detiene y va en busca de su objetivo. Como Santiago, que nos busco y nos contó su historia y el porqué de su pedido: una camiseta de Cipo, tan simple como eso.

Santiago es de Buenos Aires y está juntando camisetas del fútbol argentino para que su padre pueda tener todos los colores de la pasión argentina. Su viejo, como él le dice, está enfermo y sin dudas el gesto de Santiago es un mimo para su corazón.

Tiene muchos colores en su poder, pero faltaban los colores más lindos: el negro y el blanco que forman la casaca de nuestra pasión, de nuestro querido Cipolletti.

“Sin dudas el hecho de que sea el más grande de la Patagonia es un hecho que hace que uno siempre esté atento a Cipo y en particular porque tiene una historia riquísima y ha sabido protagonizar la historia del fútbol argentino”, es lo primero que me dice Santiago desde Avellaneda. Al igual que nosotros, él quiere y se imagina a Cipo en lo más alto del fútbol: “Ahora está en el Argentino pero sin dudas si le toca llegar al Nacional va camino a hacer historia grande”, agrega.

Ésta movida empezó para darle un gusto a su papá, y claro que fue él el que le presento al Capataz de la Patagonia: “Con mi viejo siempre seguimos el fútbol de ascenso y uno siempre tiene recuerdos de grandes partidos y jugadores. Me acuerdo de un 3 a 3 creo que con Banfield no sé si era el Nacional del 89. Era muy chico pero ese partido se habló mucho”.

Como seguidor del fútbol del ascenso, Santiago tiene un cariño especial por la categoría. Como nosotros, que no paramos de sufrir y alentar en cada partido de Cipo: “El ascenso es un gran semillero de talentos y de barrio. Uno que se crió mirando partidos en potreros y vio como se juega al fútbol en canchas que es imposible le da un plus a eso. El fútbol de ascenso es barrio, es ciudad y es lealtad a un color propio. El club es la familia, los amigos y el trabajo”. Con éstas palabras parece que Santiago es de Cipo, siento que vive a cuadras de la confitería del club o del kiosco de la esquina.

Loco por el fútbol, Santiago me detalla porque es tan importante el ascenso para el deporte de millones: “El ascenso dio grandes jugadores. Hoy tenes miles en Europa y millones que no llegaron pero te sale un Garrafa Sánchez en Lafe, un Akerman en Morón y le dan un toque de nostalgia. Yo soy periodista Deportivo y en mi primer partido Cubrí Los Andes Juventud Antoniana. Ahora Maidana salió campeón de todo pero pasó por ahí por darte un ejemplo. Por eso hay pasión por el ascenso”.

Como periodista deportivo, está al tanto de todo lo que ocurre en Cipo pero lamenta la distancia que lo separan de La Visera: “Viviendo en el conurbano bonaerense obvio es imposible poder ir pero los sigo por la página y me mantengo al tanto. Si fuera por mí iría y trabajaría en el club pero por el momento me acomodo a las circunstancias y los sigo desde lejos. Ojala pueda ir y verlo desde ahí. La cancha para el hincha no tiene igual”. Desde ya, Santiago está invitado a que visite el Alto Valle. Siempre hay lugar para un albinegro.

Si bien el contacto fue vía e-mail, Santiago me hizo sentir que está cerca. Nada frío, fue cálido en cada palabra que escribió. Y por sentirse cerca sabe que Cipo es grande: “Cuando se nace grande no hay mucho para explicar. Basta con mirar una tribuna y ver como lo sigue la gente. ¿Hay un club de la Patagonia que siga así, en las malas y en las buenas? Dudo mucho”. Y claro que hay muchos clubes en la Patagonia, por eso decidimos ser los más grandes.

Ésta pasión, ésta locura, este amor llamado fútbol lamentablemente hace aguas en algunos lugares. Santiago habló de ésto y aseguró que “El fútbol nuestro tiene talento pero malos dirigentes. Eso arruina los equipos y se pierde. Todos juegan a lo mismo y eso lo hace tosco. Por eso en el ascenso se ven más posibilidades de ver algún virtuoso”.

Por último, Santiago me dio su opinión respecto al ascenso, lo bueno y lo malo: “Destaco a los hinchas, llueva o haya 40 grados siempre están. También a los chicos que se matan por llegar y las familias que también entienden eso y ayudan”. “Para mejorar hay mucho, la distribución de los ingresos para los clubes, los formatos de campeonatos, pero también los chequeos médicos pagos y de calidad son necesarios así como evitar muertes absurdas por falta de cobertura en las paredes. Hay mucho por mejorar pero lo mejor es sin duda el amor por la camiseta”.

Santiago no piensa en la distancia, piensa en reunir los colores más lindos del fútbol argentino. Y por suerte quiso tener los nuestros, que claro, son los más hermosos que hay sobre éste planeta.

Alejandra Barros para clubcipolletti.com