En camino, en trance hasta llegar

En camino, en trance hasta llegar

¡Anoche merecíamos más!. Lo se, no estoy diciendo una novedad. Quizás algunos nos preocupamos porque la efectividad se ausentó ayer en La Visera pero sin lugar a dudas hay que destacar que Cipo está en una nueva fase de los playoff y avanzó sin mayores complicaciones.

Como siempre, la gente acompaño al Capataz pese a ser un día laborable. Sin ir más lejos, quien les escribe no asistió al compromiso pero claro que estuve con la oreja pegada al parlante de la radio. Como muchos en sus trabajos o en sus casas, me tape la cara con las manos por todas las chances claras de gol que tuvo el Albinegro. Volvimos a casa con el grito de gol en la garganta pero lo dejamos ahí, guardado, porque en el próximo encuentro lo vamos a llevar para hacer explotar La Visera.

El camino empezó bien, ¡pero tranquilos! que aún falta mucho para llegar al máximo objetivo. El Tetra era nuestro en un principio pero la historia se dio vuelta y ahora Cipo se encuentra en otra instancia definitoria por no haber logrado el ascenso directo. Probablemente, éste sea un párrafo pesimista pero prefiero decir que son líneas de austeridad y prudencia. Confiemos y apoyemos al plantel para que las cosas sigan el curso que tomaron, no nos apresuremos.

De ahora en más, y como lo fue siempre, los partidos serán verdaderas finales. De ida y de vuelta con los dientes apretados y con el objetivo entre ceja y ceja. La presión es mucha y las ganas de volver al Nacional B cambien, así que solo resta seguir con los mismos objetivos. Ganar es ganar y no hay mucha vuelta, y es verdad que preferimos ver al Cipo de las jugadas lindas y de los pases bien hechos pero a veces hay que rescindir de algunas cosas para obtener otra. ¿Queremos el ascenso?, obvio. Si coincidimos en eso estamos en la misma sintonía. Y no me malentiendan, yo también quiero ver al Cipo más lindo y vistoso pero las ganas de ascender hacen que el fútbol lindo desaparezca y solo en mi cabeza de vueltas un solo pensamiento: “Ascender, ascender, celebrar, ascender”.

Se vienen encuentros complejos, y como dije más arriba, serán todos de dientes apretados. Pero Cipo, quiero que sepas, que desde afuera también sufro y estoy con vos en cada cruce, en cada marca, en cada pelota al área. Esto es como el amor de adolescentes, aunque sufra jamas podrida dejar de pensar en vos. ¿Porque?, porque esto es amor.