Horas nos separan de volver a verte

Horas nos separan de volver a verte

Cipo siempre va para adelante, y sí las caídas son duras y duelen. Pero el club y los jugadores tienen una nueva chance de mostrar que pueden, que se levantan.

Una nueva final, una nueva ilusión. Los jugadores, al igual que nosotros, sienten que la victoria es posible y que la fuerza de toda la ciudad ayuda, y mucho.

Después de una caída podemos levantarnos con más fuerza, con impulso. Y todos vamos a ir con el entusiasmo de siempre, porque el fútbol es parte de nuestra vida. Porque como te pasa a vos, estoy toda la semana hablando del domingo, de los cambios que se pueden venir, del rival, de todo. Y ahí es cuando el pecho se llena de ilusiones, las mismas que desean ver a Cipo en lo más alto.

IMG_1825

Cipolletti es lo más grande, y como es grande le pedimos mucho, le pedimos todo. Nos atrapa tanto la locura de verlo campeón que nos desesperamos y nos enojamos. Y pensamos que al equipo le faltan cosas, no tiene suerte, no tiene ganas de ganar o peor no quieren ganar. Pero si nosotros no nos hacemos fuerte, ¿Quién lo va a hacer?. Esta es una carrera de todos. Porque cuando llevás al más chico o la más chica de la casa al club, también estás en esta carrera. La que todos corremos con los mismos objetivos, ganar, ser los mejores, y estar donde nuestro club tiene que estar; en la gloria.

Y se que vas a la cancha con esa idea, porque sabes que la carrera la corremos todos. Como corre la jugada hasta el final de la línea nuestro defensor para cerrar ese centro que nos detiene el corazón o como lo hace el volante cuando se adueña de la redonda y corre para adelante, mirando a sus delanteros que la piden como un niño. Quizás no te moves tanto como se mueven ellos, pero el corazón no para de latir porque la sangre, si, se mueve y corre como nuestros jugadores.

En horas se viene algo lindo. Se vienen dos horas de pura adrenalina, dos horas que ya tienen algunas horas previas porque los nervios se adueñan de los pensamientos y cuando estas comiendo en tu casa, con tu familia, ya estas pensado a quienes vas a saludar en la esquina de la confitería del club o como te vas a enojar cuando esa jugada esté mal cobrada y te convertís en un poeta de lo burdo.

Cipo se levanta de las caídas, y con estos sentimientos tan fuertes adentro de La Visera, la carrera no va a hacer tan pesada. Porque en esa carrera estamos todos.

Alejandra Barros para clubcipolletti.com