La altura es mejor para ver, vayan y suban los ojos

La altura es mejor para ver, vayan y suban los ojos

Un nuevo día, un nuevo encuentro, un nuevo desafió. Con una victoria importante, Cipo viajó una vez más a tierras lejanas. Y allá, lejos de casa, buscará reafirmar la victoria de la semana pasada en La Visera. Es tarde pero, ¿Puedo decir que merecíamos más? claro que si, porque es la verdad. Merecíamos un triunfo mucho más amplio y tranquilo pero nunca me canso de repetir, Cipolletti es lucha y esfuerzo hasta el último minuto.

En algunas horas más, se viene un partido trascendental para el Capataz. Y pese a estar lejos de casa y del amor de toda una ciudad, ellos saben que estamos ahí. Lo demostramos cuando hizo falta, cuando nos necesitaron estuvimos y siempre estaremos, son esas cosas que tiene el amor. Sufriendo en cada pelota, enojándonos en cada jugada, ahí estamos y saben que ahí vamos a seguir estando.

Con probabilidades de altas temperaturas y el corazón a punto de estallar, muchos y muchas nos daremos ese tiempo para escuchar a nuestro Cipolletti. Algunos después del estudio, otros después de las actividades laborales pero en definitiva todos vamos a estar pendientes de lo que pase en Catamarca. Allá, lejos de nosotros pero más cerca del cielo y la gloria.

Por ser grande, a Cipolletti le esperan muchas cosas importantes. Ojala todo se pudiera dar rápido, que todo fuera tan veloz como cuando lo imaginamos en nuestras mentes. Pero lo que pasa en nuestras mentes queda ahí, ahora hay que llevar todo eso a la realidad para que los sueños dejen de ser sueños, para que las ganas dejen de ser ganas, para que los nervios se vuelvan alegría. Una vez alguien soñó con un club importante, que trascendiera lo futbolístico y así fue, pasó y hoy es una realidad vivida por muchos. Pequeños y grandes, hijos, hermanos, padres, tíos y abuelos. Cipo es soñar fuerte, no se porque pero eso es algo que nunca podrán sacarnos.
Pese a los nervios y a ciertos fantasmas que vienen a mi, estoy confiada en que el plantel albinegro va a dar todo para hacer realidad el sueño de muchos, de miles. ¿Por qué estoy confiada?, porque donde esté Cipolletti siempre va a haber chances, siempre se va a escuchar un grito de aliento, la victoria va con nosotros a Catamarca, a Comodoro Rivadavia, a Buenos Aires o al norte si es necesario otra vez.

Estamos cerca del la meta, la podemos ver. Ahora solo queda estar juntos, unidos y convencidos de que el negro y el blanco de nuestro querido Cipolletti va a llegar a lo más alto. Donde vayas voy con vos, parado o en lona pero siempre con vos.