Volvemos

Volvemos

Volvemos. A ese lugar que tanto queremos, al que nos gusta ir cada vez que juega nuestro amor. Disfrutamos desde que salimos de casa, cuando nos tomamos el colectivo o cuando subimos al auto. Nos gusta ir a la cancha.
Y cuando ese disfrute se vuelve tensión y temor, no esta bueno. Eso no se disfruta, no hay dudas. Claro que solo hay una opción, repudiar todo acto de violencia que nos ponga en peligro a nosotros y al Capataz.

Volveremos a ir, como cada día que sabemos que la pelota va a girar en el suelo de color verde. Cuando nuestro amor la rapte y la haga rodar por todos lados, la pelota disfruta, ellos y nosotros también. Disfrutaremos de ver a nuestros amados colores como se mezclan con el verde del suelo y lo blanco de la redonda.

No hay descanso, no hay tiempo de relajarse. Seguimos corriendo con la boca apretada, con los manos hechas puños para golpear más fuerte al rival. Como boxeadores, miramos al rival a la cara y no dejamos de pensar en nuestro objetivo. No queremos un K.O, queremos llegar al lugar que merecemos hace mucho. El lugar que siempre miramos de cerca, que más de una vez lo alcanzamos a tocar con las puntas de las manos, como nuestro arquero en más de una oportunidad en muchísimos encuentros.

Mañana estamos en el lugar más lindo del mundo, con los colores favoritos en el pecho. Y dejaremos de hacer algunas cosas, es verdad; algunos trabajan, otros estudian o múltiples actividades más. ¡Pero no importa!, ahí vamos a estar. Dándole color, fuerza y energía a nuestra amada Visera.

Alejandra Barros